Indice Paises

jueves, 22 de diciembre de 2016

Gwalior: una parada de vuelta a Agra

Día 4 de diciembre 

Aparte del imponente castillo y su muralla que domina la ciudad y que impone un toque militar al entorno, no es posible pasar por Gwalior sin al menos visitar y deleitarse con las figuras esculpidas en la arenisca de la montaña que asciende al castillo desde la puerta oeste: los enigmáticos Thirtankars, " los dioses que enseñan".

Cuando asciendes por el oeste, a la puerta Uruvati, al castillo de Gwalior, una fabulosa construcción militar del siglo VIII construida por diversos Reyes, Marajás y Emperadores mogoles en su conquista de estas tierras, en el camino a mano izquierda te encuentras con una pequeña explanada en la que hay varias cuevas en la roca arenisca.


Dentro de ellas, esculpidas con una delicadeza extrema, se encuentran figuras de Thirtankars o entidades divinas protectoras de la religión jainista, de gran altura, similares a los Budha esculpidos en roca que vimos en la Petra China cuando la visitamos en septiembre.


Como en aquella ocasión, algunas de estas figuras tienen una ventana en su cueva para poder mirar al exterior. Y en algunos de los nichos aparecen además unos extraños grupos de pequeños monjes orantes agrupados en hileras. El significado de estas esculturas es incierto, pero han servido durante cientos de años como templo principal de los cultos jainistas.



Al final de la explanada se encuentra en el exterior otro grupo de figuras, enormes, sentadas. También de significado protector y guardián.


De las casi 1000 figuras esculpidas, hay un total de 24 ídolos en la postura del loto con piernas cruzadas (Padmasana), 40 en postura erguida relajada (Kayotsarga) y otros 840 más pequeños en las paredes y columnas. Una de las imágenes tiene más de 17 metros de altura, la imagen del Rishabhanatha o Adinatha, el primer Tirthankar. Los mogoles destrozaron muchas caras, pero aún quedan muchas intactas.



La verdad es que la parada que hemos hecho para ver estas esculturas en el camino de vuelta de Khajuraho a Agra nos ha merecido la pena, ¿a que sí?


Datos prácticos:

Entrada para ver las estatuas esculpidas: gratis si vuestro conductor lo habla con el de la entrada, como en nuestro caso, porque no estaréis más de treinta minutos viéndolo. Si vais a subir al castillo, hay una entrada de 250 rupias (3,53€) para extranjeros.

Transporte: nosotros fuimos de camino a Agra desde Khajuraho pero se puede ir y venir en el día desde Agra (son unas tres horas de coche). También se puede ir en tren.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Nos gustaría saber tu opinión.
Si tienes alguna consulta o pregunta, escríbelo aquí. Te contestaremos.
Please, we would like your thoughts about this item.
Do not hesitate to make a question or doubts here. We will soon reply to you.